domingo, 16 de abril de 2017

ORACIÓN DE MANASÉS PARA ARREPENTIMIENTO DE CULPAS


¡Oh Señor omnipotente!
Dios de nuestros antepasados,
de Abraham y de Isaac y de Jacob
y de sus justos descendientes.

Oh Señor, Tú que hiciste el cielo y la tierra
con todo su ornato;
Que sellaste el mar por tu palabra imperiosa,
que confinaste lo profundo
y sellaste con tu terrible y glorioso nombre.

En quien todas las cosas se estremecen,
y tiemblan a la vista de tu poder.

Porque tu gloriosa majestad
no se puede aguantar,
y la amenaza de tu ira
para los pecadores es incalculable;

Sin embargo, inmensa e inalcanzable
es la promesa de tu misericordia,
porque Tú eres el Señor,
Altísimo sobre toda la tierra,
benigno y longánimo, y de mucha misericordia,
y Tú te compadeces de la malicia de los hombres.

Pero tú, Señor, por tu gran bondad,
has prometido la penitencia y remisión
para los que han pecado contra Ti,
y en la multitud de tus misericordias
has decretado a los pecadores
la ley de la penitencia,
para que puedan salvarse.

Pues Tú, ¡oh Señor, Dios de los justos!,
no has decretado la penitencia
para los justos Abraham, Isaac y Jacob,
que no pecaron contra ti,
sino que has señalado la penitencia
para mí, pecador.

Porque mis pecados son más numerosos
que la arena del mar;
mis iniquidades son multiplicadas,
¡Oh Señor, son multiplicadas mis iniquidades!
No soy digno de mirar y considerar
la inmensidad del cielo debido
a la multitud de mis iniquidades.

Inclinado estoy,
atado con muchas cadenas de hierro,
para que no pueda levantar cabeza ni tener alivio,
porque he provocado tu cólera
y he cometido la maldad delante de ti,
creando abominaciones y multiplicando ofensas.

Y ahora doblo las rodillas de mi corazón,
 implorando tu amabilidad, Señor.

He pecado Señor, he pecado,
y reconozco mis transgresiones.

Por esto te imploro, Señor, perdóname,
¡Oh Señor, perdóname!
No me destruyas con mis iniquidades,
ni enojado eternamente,
guardes maldad para mí;
ni me condenes a las profundidades de la tierra.
 
Porque Tú eres, oh Señor,
el Dios de los que se arrepienten.

Y en mí manifestarás toda tu bondad;
porque, indigno aun como soy,
tú me salvarás por tu gran misericordia.

Y yo te alabare por siempre
todos los días de mi vida.
Porque toda la multitud del Cielo Te alaba,
y tuya es la gloria por los siglos de los siglos.
 
Amén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AQUÍ PUEDES BUSCAR LAS ORACIONES QUE NECESITAS:

ÍNDICE DE ORACIONES EN ESTA WEB

  Oraciones ordenadas por fecha de publicación en esta web:       ÍNDICE:   ORACIÓN DE PROTECCIÓN PARA NIÑOS   NANA A LOS Á...