miércoles, 31 de enero de 2018

LA MÁS BELLA ORACIÓN A DIOS DE UNA PERSONA DESESPERADA Y QUE CONFÍA EN ÉL


Santísimo Padre mío, Dios Universal,
Tu, que eres grande, infinito,
Tu, que estas lleno de misericordia,
Tú que estas lleno de bondad,
y que jamás abandonas a tus hijos,
escucha hoy la súplica
que te hago desde lo más intimo de mi corazón,
con toda la fe que se encuentra en mi alma,
porque me siento triste, abandonado,
necesitado, desesperado,
con tanta angustia en mi pobre cuerpo
que temo desfallecer.
 
Temo caer en la tentación,
temo abandonarlo todo
si no encuentro una respuesta,
una ilusión, una solución rápida,
a tantos y tantos problemas
que se acumulan en mi vida, en mis entrañas,
y a los que sin tu ayuda,
no podré dar solución.
 


Santísimo Padre mío,
escucha la súplica de tu desesperado hijo,
porque no tengo la menor duda
de que si Tu me escuchas,
si Tu me tiendes tu mano,
yo seré libre de todos mis agobios,
de todo dolor, de toda ansiedad,
y mi sufrimiento, se transmutará en felicidad.
 
Padre mío, tu que todo lo puedes,
acude a mi, no me ignores,
no me dejes en el abandono,
porque mi fe en ti, es inmensa, como Tu lo eres,
porque a Ti recurro sabiendo
que no me vas a abandonar,
porque Tu eres el Santo entre los Santos,
y sobre todas las cosas,
porque se que me amas, siendo como soy,
creación tuya, llena de defectos y pecador.
 
Soy insignificante, Padre mío,
y aún así, tengo la absoluta certeza,
de ser amado por Ti, sin límites,
sin fronteras, tal cual soy,
de la misma manera que yo te amo a Ti.
 
Se que no he de temer, pues presiento tu amor,
presiento tu realidad en mi vida,
se que estás a mi lado,
se que estas conmigo día a día,
y que quizá sea esta una prueba más,
que has puesto en mi camino,
pero ya no puedo resistir,
acógeme en tus brazos, Gran Padre amante,
soluciona mis problemas, mis angustias,
Protector mío, Divina persona,
porque yo ya no puedo más,
y sin Ti, ya no puedo seguir adelante.
 
(Realizar la petición)
 
Padre mío, lleno de amor, de benevolencia,
escucha mi lamento, porque estoy desesperado,
y sin tu ayuda, no podré seguir adelante,
no podré seguir manteniendo mi fe,
pero sobre todas las cosas, porque sin Ti,
yo no soy nada y nada conseguiré.
 
Padre mío, escucha la súplica de tu hijo,
amoroso, humilde, desesperado,
que hoy deposita una vez más,
toda su fe en Ti.
 
Amén.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AQUÍ PUEDES BUSCAR LAS ORACIONES QUE NECESITAS:

ÍNDICE DE ORACIONES EN ESTA WEB

  Oraciones ordenadas por fecha de publicación en esta web:       ÍNDICE:   ORACIÓN DE PROTECCIÓN PARA NIÑOS   NANA A LOS Á...