jueves, 30 de junio de 2016

A SAN JUDAS TADEO, ORACIÓN PARA PEDIR POR UNA CAUSA DESESPERADA


Piadosísimo y consagrado apóstol San Judas,
que del trato familiar, cariñoso y continuo
que os mereció la dicha y el honor,
de tener con el Niño Jesús,
y con Nuestra Señora Santa María,
con título de muy cercano pariente,
de uno y otro,
mirando tan divinos a estos, desde tu Oriente,
te inflamaba la voluntad a quererlos,
servirlos, y respetarlos,
con los mismos soberanos influjos,
que arrojaban a vuestra alma purísima,
por los méritos infinitos del mismo Jesús,
y por las virtudes singularísimas,
y privilegios, de la misma Madre de Dios,
y Señora nuestra concebida en gracia:
 
Os pido, con todo el afecto de mi corazón
que en todas mis acciones, palabras,

y pensamientos, no pierda yo de vista jamás
a mi redentor Jesús, y a su Madre, y mía,
nuestra Señora, sino que regule y gobierne
 mis operaciones todas, por nortes tan divinos.

Y así que llegada la hora de mi muerte,
ni me perturben los pensamientos
 vanos del mundo, ni me acongojen
las acciones desordenadas de mi vida,
sino que se hallen todos mis sentidos,
y mis potencias en una segura
tranquilidad de consciencia
para que empleada mi voluntad
en fervorosos actos de amor de Dios,
y en una resignación total
en su Santísima voluntad,
diligentemente busque,
y perfectamente consiga,
aquel sino necesario que es morir,
y descansar en paz, en el patrocinio
de Nuestra Señora María Santísima, 
en las preciosísimas llagas de Jesucristo,
su santísimo Hijo,
y en la estrechísima unión de mi Dios,
y mi Señor, y en vuestro acatamiento divino,
por cuyos ruegos,
confío conseguir esta gracia.
 
Más, en tanto que la Majestad Divina,
quisiere conservar mi vida,
os suplico, Santísimo apóstol,
y poderoso protector mío,
me consigáis de la bondad infinita de Dios,
que viva yo siempre, como quién ha de morir
y viva la vida de los justos,
para que muera con la muerte de los santos,
imitando vuestras heroicas virtudes,

y cumpliendo con toda perfección,
su santísima voluntad,
para que mi muerte, siendo feliz,
sea tránsito dichoso a la vida eterna,
y al mismo tiempo os ruego,
que me alcancéis la petición que os hago,
si es para mayor gloria de Dios,
y bien de mi alma.
 
Amén.
 
Ahora, se pedirá al santo apóstol,
con palabras o afectos de gran devoción,
el beneficio y gracia particular,
que se desea conseguir.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TEXTOS RELACIONADOS

Archivo del blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

AQUÍ PUEDES BUSCAR LAS ORACIONES QUE NECESITAS:

ÍNDICE DE ORACIONES EN ESTA WEB

  Oraciones ordenadas por fecha de publicación en esta web:       ÍNDICE:   ORACIÓN DE PROTECCIÓN PARA NIÑOS   NANA A LOS Á...